El taller "Creación y edición electrónica de cuentos" responde a muy diferentes y variadas finalidades. En primer lugar, dar rienda suelta a al potencial ilimitado de la creación infantil y la abstración fantástica. En segundo lugar, y ahora desde un punto de vista más prosaico, investigar sobre aspectos curriculares (ortografía, sintaxis, vocabulario, etc.) y psicológicos (ideas, creencias, miedos, etc.). Por otra parte, intentamos con la experiencia dar a conocer las posibilidades impresionantes de las nuevas tecnologías en cuanto a técnica se refiere, pero a la vez, y dentro del mismo apartado, desmitificarlas, es decir, tomar conciencia de que las NTIC ayudan, pero no crean. Es decir, el valor de las historias no radica en la edición electrónica de la misma, sino en nuestro poder de creación, en nuestra imaginación, nuestra sensibilidad, nuestro conocimiento, y en definitiva en nuestro interior. El ordenador nos ayudará a dar forma de manera cómoda, sencilla y rápida a lo que constituye nuestro último objetivo: la reunión en un libro de todos los cuentos creados por ellos.

El libro (una joya, por cierto) recoge los cuarenta cuentos que se realizaron a lo largo de los cuatro días que duraron los talleres, además de una introducción realizada por quien esto escribe, explicando algunos detalles sobre lo realizado. Lógicamente el tema no era libre. Decidimos crear jugando, para ello utilizamos las técnicas (sobradamente conocidas por todos los maestros) del "cadaver exquisito" y del "cuento imaginado", adaptadas, a las condiciones anteriormente referidas. Existe una especie de "apócrifo" del libro (aunque en realidad el apócrifo es éste, del que hablamos) en el que se pueden consultar los originales y compararlos con los editados. De interés determinante para la evaluación pedagógica de aspectos, sobre todo, curriculares. Este libro, como todo apócrifo que se precie, es secreto y de consulta absolutamente restringida.

En fin, solo queda decir que tenemos un libro impresionante. No para el que busque literatura, todo hay que decirlo, pero si para el que desee imaginación "en bruto", ingenua y libre. Releyendo los cuentos me ha venido a la memoria esa colección de cuentos de ejemplar único que Ardella escribía para sus amigos y que uno de ellos lo conocemos gracias a Umberto Eco al que le parecían tan hermosos como ingenuos. En nuestro caso se han encuadernado varios ejemplares, como decía, piezas únicas y maravillosas. En ningún caso se ha utilizado la fotocopiadora, y las ilustraciones se han incorporado mediante scaner. Todos los ejemplares son artesanos.

Si alguien está interesado en algún ejemplar, aún hay alguno disponible. Envía un e-mail